CategoriesNoticias Atelier de Bodas

EL NOVIO: CONSEJOS PARA UN LOOK DE SOBRESALIENTE

Novios del planeta, ¡atentos!. Este artículo va en exclusiva para vosotros.

En Atelier de Bodassomos conscientes de que vosotros también sois los grandes protagonistas de vuestro enlace, aunque ya sabéis que nos encanta hablaros del radiante vestido de nuestras princesas, no obviamos que para vosotros también es el día más importante de vuestras vidas y queréis luciros como nunca antes lo habéis hecho.

Pues bien, queremos repasar con vosotros unos cuantos consejos que debéis tener en cuenta para que todo vaya sobre ruedas, y tengáis un aspecto más que impecable que mostrar a todos vuestros amigos y familiares y, sobre todo, a vuestra pareja.

Lo primordial es elegir bien el look que queréis lucir. Siempre debe encajar con vuestra personalidad y haceros sentir de lo más cómodos. No olvidéis que por muy guapos que queráis ir, no debéis perder en ningún momento vuestra esencia. Piensa en si quieres traje, smoking, corbata, pajarita, el color…¡no dejes nada al azar!. Hazlo con tiempo y pide ayuda si no lo tienes claro, siempre a personas de mucha confianza, no vale que te ayuden por compromiso o si no te conocen bien.

Prueba bien tus zapatos antes de la decisión final. Será un día largo en el que deberás encontrarte cómodo. Andarás, bailarás, estarás de plantón… escoge bien el calzado para no sentirte molesto, y muy importante, días antes de la boda te aconsejamos que te los pongas a ratitos para andar por la casa. Así conseguirás que se vayan amoldando a tu pie poco a poco y que no hagan rozaduras durante el día clave.

Comienza a cuidar tu alimentación con tiempo antes de la boda si no quieres llevarte sorpresas. Es muy posible que una vez que hayas elegido tu traje, los nervios o el estrés de los preparativos hagan que te olvides de cuidar tu dieta y te veas obligado a realizar arreglos innecesarios de última hora, que lo único que harán será ponerte aún más inquieto.

Mantén tu pelo sano también en toda la fase pre boda. No solo la ropa es importante, tu cara y tu pelo también serán protagonistas indiscutibles en tu día y necesitarás ir cuidándolo de antemano, para que cuando llegue el momento luzca espléndido. Córtalo a menudo para que se fortalezca, o si lo llevas largo, cuídalo con los productos que se requieran. Usa cremas para tu rostro que sean adecuadas para tu piel y vete planteando hacerte una pequeña limpieza tanto de cutis como bucal. Piensa que ese día serás el centro de todas las miradas y que debes irradiar la luz más brillante.

Por último, pero no menos importante, presta atención unos días antes a tus manos. Parece una tontería, pero serán otras de las estrellas del día. Tu anillo lucirá en ellas y la cámara de tu fotógrafo querrá captar su atención en más de una ocasión, así como tu pareja entrará agarrada a ti y depositará tu nueva alianza en tus dedos. Mantén tus uñas bien cortadas y usa alguna crema para que tengan un tacto suave pero sin hacer que estas suden.

No olvides tener en cuenta estos pequeños detalles antes de tu día, estamos seguros que ayudarán a que tu look final sea de sobresaliente.

CategoriesNoticias Atelier de Bodas

Mi vestido de novia: ¿guardarlo o donarlo tras la boda?

Ya sabes que en Atelier de Bodas nuestro mayor cometido es que luzcas tu vestido ideal el día en el que des el “Sí” más importante de tu vida. Por eso, te acompañamos en todo el proceso preboda para que tomes la decisión que más te identifique y te sientas radiante.

Pero, ¿creías que te íbamos a dejar sola en la fase post? Y es que, una vez que ya ha pasado todo, el símbolo más precioso que te llevarás de ese día, no puede ser otro que tu increible vestido de novia. Nos encantaría serte de mucha utilidad y ofrecerte algunos buenos consejos sobre qué hacer con él una vez ha pasado la boda.

Lo primero que va a pedirte que hagas, es lavarlo. Llévalo a una tintorería especializada antes de que pasen dos semanas del día de la boda. Si tienes alguna duda sobre cómo debe ser tratado, siempre puedes preguntarnos sobre los cuidados que debes tener, ya que puede tener materiales delicados que no toda tintorería maneja.

Busca una caja que te guste, grande y cómoda. Es importante que también sea porosa para que tu vestido no coja malos olores ni una mala posición. Debes forrarla cuidadosamente con papel de seda blanca para evitar que la tela se vuelva amarillenta.

Una vez tengas la caja lista, apoya la parte del corpiño y luego, si tiene mangas,

dóblalas hacia atrás. Envuelve la falda hacia arriba sobre la parte superior del corpiño y continua doblándolo en caso de que sea necesario, pero siempre de forma que quede holgado para evitar que quede ninguna marca. Si tiene cola o tul, ponlo sobre la falda.

Es importante que coloques capas de papel de seda blanca en cada pliegue. De esta

forma evitarás que se arrugue, que coja humedad, o que la tela pueda tocar las partes del vestido que tengan otro tipo de adornos que puedan engancharla.

Finalmente, busca un sitio seguro donde colocar la caja para que se mantenga aislado de la humedad y el calor y donde no le de la luz directamente.

Todos estos consejos son de cumplimiento obligado para que se conserve en perfecto estado sea cual sea su final. Pero, ¿y ahora? ¿eres de las que querrás conservarlo para siempre, o podemos hacerte una propuesta para darle una segunda vida a tu traje de novia?

En Atelier de Bodas somos conscientes de la cantidad de novias que desean casarse pero sus recursos a veces no les permiten vivir la boda que siempre habían soñado. Por ello, te animamos a que, si no te apena deshacerte de él y no necesitas el dinero como para tener que venderlo, lo dones a aquellas mujeres que imaginan casarse con un traje como el tuyo.

Busca organizaciones benéficas que acepten vestidos de novia para entregárselo a quienes más lo necesitan, o bien para que lo vendan en segunda mano y obtengan el dinero sin ánimo de lucro. Escoge la asociación cuya causa vaya más contigo y podrás aportar tu granito de arena.

También puedes investigar en tu alrededor si podrías hacer feliz a alguien de tu entorno con este idílico regalo. Seguro que para esas mujeres, será algo absolutamente inolvidable.

Porque tu vestido de novia se merece terminar en una percha especial.

CategoriesNoticias Atelier de Bodas

Blanco o de color, lo importante es el amor

¿Cuántas mujeres tenemos el mismo sueño en común? Caminar hacia el altar, engalanando un precioso vestido de novia blanco y que nuestro principe azul nos esté esperando en el otro extremo.

Pero, ¿sabías que el vestido de novia no siempre fue blanco?

Hace unos siglos, las novias usaban vestidos de cualquier color el día de su boda, algunas con la doble intención de poder utilizarlos posteriormente en eventos de importancia como fiestas, matrimonios o funerales. Incluso, era totalmente normal no comprar un vestido nuevo sino que buscaban en su armario su mejor atuendo para casarse.


 
Vestidos de novia antiguas de color negro

Aun cuando el color blanco ya era el oficial en los vestidos de novia, podían verse a muchas mujeres casándose con vestidos negros, aunque se dice que era porque no podían darse el lujo de usar telas blancas ya que antes, el lavado se hacía a mano con una tabla de lavar y era muy complicado limpiar un vestido blanco por completo. Por esto, usar vestidos blancos era sinónimo de riqueza y se consideraba un privilegio de la clase alta.

Otras personas dicen que usaban el color negro para guardar luto a sus padres o algún ser querido que fallecía antes de la boda.

O también que las novias que usaban este color el día de sus bodas era porque ya no eran puras.

Fue hace dos siglos cuando la reina Victoria, con tan solo 21 años, popularizó el color blanco en el vestido de boda cuando contrajo matrimonio con el principe Alberto de Sajonia- Coburgo- Gotha. Aunque no fue la primera novia que usó ese color en su vestido, las imágenes de su enlace viajaron por toda Europa y causó tanto revuelo que muchas mujeres de la alta sociedad lo comenzaron a hacer tendencia y fue entonces cuando se hizo oficial el color blanco en el vestido de novia.

Cuadro representando el casamiento de la reina Victoria

Actualmente, y a pesar de toda la historia que viene detrás de esta joya, es raro ver que una novia se case con un vestido de un color que no sea blanco, aunque en muchos países como china e india, el blanco en un evento como este, nunca se hizo habitual.